Consejos para la prevención de las piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas es una enfermedad que afecta a entre un 20 y un 30% de la población adulta y es cinco veces más frecuente en mujeres. Sus principales síntomas, además de hinchazón y pesadez en las piernas, son dolor y prurito, cansancio, calambres musculares, parestesias nocturnas (sensación de adormecimiento), hormigueo, picor, agujetas y aparición de varices.
Concretamente, se trata de una enfermedad vascular que se manifiesta con hinchazón y pesadez en las piernas como consecuencia de la filtración de líquidos en los tejidos, provocada por la dilatación de las venas producida, a su vez, por el estancamiento de la sangre que circula por ellas. Cuando se prolonga en el tiempo pueden aparecer varices.

Todos estos síntomas se incrementan con la edad y en las mujeres se acentúan con la menstruación, el embarazo, los tratamientos hormonales sustitutivos y los anticonceptivos orales. Causas y tratamientos Entre los factores que influyen en la aparición de este síndrome se encuentran los evitables, como el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad; y los no evitables, como la predisposición genética y los pies planos, así como otros factores de riesgo como el uso de ropa demasiado ajustada, gestación, etc.

A la hora de elegir un tratamiento, existen distintas posibilidades que van desde la terapia compresiva (aplicación de presión externa sobre determinados puntos de las piernas) hasta la cirugía vascular en aquellos casos en los que no hayan funcionado otras alternativas como la fitoterapia, la hidroterapia y los medicamentos orales y/o tópicos de prescripción médica. Medidas de prevención

- Mantener las piernas en alto cuando sea posible, por ejemplo, haciendo descansos con las piernas levantadas por encima del corazón durante 30 minutos dos o tres veces al día y elevarlas por encima de las caderas, sin cruzarlas, al sentarse y apoyarlas sobre un almohadón.

- Dormir con las piernas levantadas entre 10 y 20 centímetros.

- Evitar poner las piernas cerca de fuentes de calor.

- Estimular la movilidad de las piernas: caminar, nadar o pedalear al menos entre 30 y 60 minutos al día

. - No utilizar ropa ajustada y medias con goma estrecha.

- Usar calzado ancho y cómodo y evitar los tacos.

- Evitar el sobrepeso y el estreñimiento.